Desafío H20 2015 - La recompensa del ganador

Los estudiantes de quinto grado de la escuela primaria Shasta en Chico, California, junto a sus docentes, fueron galardonados con el premio mayor del Desafío H2O inaugural de Cal Water. Los estudiantes, orientados por sus docentes, desarrollaron un sistema de recolección de agua de lluvia para regar un jardín de plantas nativas y resistentes a la sequía que ellos crearon; el jardín estará bajo el cuidado de los futuros alumnos de la escuela.

Desarrollado en colaboración con la North American Association for Environmental Education (NAAEE), el Desafío H2O de Cal Water permitió la participación de estudiantes y docentes de 4-6 grado de las escuelas que reciben el servicio de Cal Water en todo el estado. Por sus esfuerzos en la creación de un proyecto que refuerza la apreciación de los principios ambientales, especialmente en materia de conservación del agua, la clase de la escuela primaria Shasta, a cargo de los docentes Kelli Voss y Sarah Greenberg, recibirá un viaje con todo pago al programa educativo de ciencias medioambientales NatureBridge en el Parque Nacional Islas del Canal, popularmente conocido como "Islas Galápagos de América del Norte".

"Estamos muy emocionados por lo que han logrado los alumnos y docentes de la escuela primaria Shasta", dijo Martin A. Kropelnicki, presidente y director ejecutivo de Cal Water. "Esta clase demostró, especialmente en tiempos donde nos enfrentamos a una crisis hídrica sin precedentes, cómo trabajar en equipo y poner empeño en ser innovador puede llevar a soluciones prácticas que ayudan a ahorrar agua en todo California y en otros estados".

Con respecto al proyecto ganador titulado: "Desafío H2O del aula 17: recolección del agua de lluvia y jardín autóctono", Voss dijo que los estudiantes inmediatamente se tomaron en serio las clases de ciencias y artes del lenguaje sobre el ciclo del agua y la sequía en California. Propusieron ideas para utilizar una parcela de jardín sin uso propiedad de la escuela y para regar las plantas de manera tal que tendría un impacto duradero en los esfuerzos de la escuela para conservar el agua.

"Los alumnos verdaderamente convirtieron este proyecto en su propia creación; desde la propuesta de ideas hasta la implementación del proyecto", explica Voss. "Nuestra clase hizo una excursión a un vivero local, donde los estudiantes aprendieron mucho sobre la jardinería y las plantas autóctonas. También pedimos consejos expertos a un ranchero veterano local para construir nuestro propio sistema de recolección de agua de lluvia. Fue tan bueno para los alumnos hablar con profesionales locales directamente afectados por la sequía".

Además de crear folletos para generar conciencia sobre la conservación tanto en la escuela primaria Shasta como en las escuelas vecinas dentro y alrededor de Chico, los estudiantes también trabajaron en equipos que se interconectaban entre sí, poniendo en paralelo de manera eficiente las experiencias de la vida real para coordinar los esfuerzos de conservación medioambiental. Los equipos de estudiantes incluyeron financistas, especialistas en ejecución, diseñadores, ingenieros e investigadores. Al llamarlo "uno de los éxitos más grandes del proyecto", Vos dijo que los estudiantes demostraron profesionalismo a lo largo de todo el proyecto. "Los ingenieros y financistas trabajaron todo el tiempo para preparar una lista de suministros", explicó. "Cuando tenían preguntas sobre un artículo o sobre cómo construir algo, le preguntaban a nuestro equipo de investigación, que fue rápido y eficiente para encontrar y transmitir la información que otros equipos necesitaban".

Los resultados del desafío H2O de Cal Water refleja los objetivos del Proyecto nacional para la excelencia en educación medioambiental de la NAAEE, según Christiane Maertens, directora adjunta de la NAAEE. "Trabajar para un futuro sustentable significa centrar nuestros esfuerzos educativos en nuestros estudiantes más jóvenes", dice Maertens. "El desafío de Cal Water demuestra el increíble valor de la educación experimental e interdisciplinaria, que ayuda a los estudiantes de todas las edades a desarrollar las habilidades para la solución de problemas y toma de decisiones que necesitarán para ayudar a que sus comunidades protejan el medioambiente e incluyan a todos en esos esfuerzos".

Maertens agrega que la sociedad entre la NAAEE y Cal Water ha generado mucho beneficios mutuos, especialmente en expandir los esfuerzos para la conservación del agua a lo largo del estado y en integrar los programas educativos en el plan de estudio escolar. "El jardín de los estudiantes trascenderá su clase, y su sistema de recolección de lluvia, junto con su folleto de conservación del agua y sus esfuerzos de divulgación, ayudará a aumentar generar conciencia en las clases futuras y otras escuelas", afirma.