Cómo proteger sus tuberías de las inclemencias del invierno

Muchas personas agradecen que comience el clima frío y seco del invierno, pero nadie se alegra de los dolores de cabeza que causan las tuberías con las bajas temperaturas. En promedio, un cuarto de millón de familias sufren daños graves en sus viviendas cada invierno debido a que las tuberías congeladas revientan o se quiebran, lo cual moja las alfombras, arruina los muebles y deteriora las paredes. Sin embargo, puede evitar que las tuberías se congelen o se rompan si toma las siguientes medidas:

Antes de que la temperatura descienda...

  • Cubra con material aislante las tuberías de su vivienda ubicadas debajo del falso piso, en el ático y el garaje. Estas tuberías expuestas están más propensas a congelarse. Cuanto más material aislante use, mejor protegidas están las tuberías.
  • Envuelva las tuberías con cintas térmicas o con cables térmicos controlados con termostato. Asegúrese de seguir todas las instrucciones del fabricante para el funcionamiento y la instalación.
  • Con masilla o material aislante tapar las roturas cercanas a los lugares donde se encuentran las tuberías (por ejemplo, alrededor del cableado eléctrico, del conducto de ventilación de la secadora, de otras tuberías), para evitar que se filtre el aire frío. Cuando hace mucho frío, una pequeña abertura puede permitir el ingreso de aire frío suficiente como para congelar una tubería.
  • Desconecte las mangueras del jardín y, de ser posible, use una válvula de interiores para cortar y drenar las tuberías que van hasta los grifos externos, sistemas de riego por goteo, aspersores y enfriadores por evaporación.

Cuando comienza a helar...

  • Deje que gotee agua tibia de un grifo durante la noche, preferentemente de un grifo ubicado en una pared externa.
  • Abra las puertas de gabinetes para que el calor llegue a las tuberías sin material aislante ubicadas debajo de lavabos y dispositivos que se encuentran cerca de las paredes exteriores.

Si se encuentra fuera de casa...

  • No configure el termostato de su vivienda muy bajo.
  • Corte el agua y desagüe el sistema de agua al cerrar la válvula principal y encender cada instalación de agua (fría y caliente) hasta que deje de correr. No es necesario dejar las instalaciones abiertas. Pero recuerde, si en su vivienda cuenta con un sistema de aspersión de protección contra incendios, es posible que se desactive cuando corte el agua.

Por último, si las tuberías se congelan...

  • Abra los grifos. Si el agua no sale, corte el suministro de agua cerrando la llave de paso principal, deje los grifos abiertos y llame a un plomero.
  • Descongele las tuberías con el aire tibio del secador de pelo, de ser posible. Comience a dar calor a la tubería desde la zona más cercana posible al grifo, extendiéndose hacia la sección más fría de la tubería. Evitar en todo momento descongelar las tuberías con una antorcha o cualquier otro elemento que genere una llama expuesta.