Cómo detectar pérdidas en el inodoro

Un inodoro con pérdida puede ser molesto y costoso. Para verificar si su inodoro tiene una pérdida, agregue algunas gotas de colorante para comida en el tanque. Si puede ver el color en la taza sin haber descargado el inodoro, usted tiene una pérdida. Para localizar con precisión la pérdida, siga estos pasos sencillos:

  • Si el tanque no se llena con agua, el flotador no está regresando correctamente a su ubicación.
  • Revise para asegurarse que la varilla conectada a la palanca accionadora no quede colgada.
  • Si el problema no se soluciona, entonces es necesario reemplazar el flotador. Una chapaleta de flotador puede reemplazar una válvula de descarga gastada.
  • Si el tanque está lleno de agua, y el agua sigue ingresando dentro del tubo de sobreflujo, entonces la válvula no cierra correctamente.
  • Levante el flotador. Si el paso de agua se cierra, entonces el flotador no está correctamente ubicado en el tanque. Puede originarse por dos causas:
  • El flotador tiene una pérdida y está lleno de agua. Reemplace el flotador o la chapaleta.
  • El flotador necesita ajustes. Use el tornillo en la base de la varilla para bajar el flotador de manera que el nivel del agua se encuentre de 1/2 a 1 pulgada por debajo del tubo de sobreflujo.
  • Si el agua no deja de correr cuando usted levanta el flotador, entonces la válvula misma necesita reparación o reemplazo. Las ferreterías locales le ofrecen kits para reparaciones y válvulas nuevas con instrucciones fáciles de seguir.
  • Si el agua no descarga dentro del tubo de sobreflujo, pero corre constantemente o se detiene y corre en forma periódica, el flotador o la chapaleta no están ubicados correctamente en el asiento del flotador. Cuando el asiento de la válvula comienza a gastarse aparecen hoyos que dan lugar a pérdidas de agua que atraviesan la varilla de obturación y descienden hacia el sistema de drenaje. También pueden acumularse minerales y otros depósitos sobre el asiento que lo van deformando.
  • Si están desgastados, cambie el flotador o la chapaleta.
  • Si el problema persiste, se puede limpiar el asiento con lana de acero, cubrirlo con un sellador para reparaciones o reemplazarlo.